29 de junio de 2014

De los estigmas a la discriminación. De la discriminación al abandono.





La atención médica en el sistema sanitario de Venezuela debe necesariamente revisar su forma de tratar a las personas con VIH para lograr responder a la epidemia. Con frecuencia, la manera en que el personal de salud trata a los usuarios logra que estos se alejen del sistema sanitario y abandonen el tratamiento, poniendo sus vidas en un juego que puede llegar a ser mortal.

Autor: Mauricio Gutierrez 

El sector llamado a cuidar la salud y a mejorar la calidad de vida es el que en muchas oportunidades promociona y refuerza los estigmas relacionados con las personas con VIH anteponiéndolos a la atención digna y de calidad que todos merecemos. De estas prácticas podríamos escribir más libros de los que ya existen... Sin embargo prefiero escribir sobre asuntos más “mundanos”.

“Si el médico me ve solo como “culpable” ¿realmente se interesa por mi estado de salud?” De esta frase, que no es más que un doloroso lamento y grito de desesperación, deberíamos comprender que son más frecuentes y poco conocidas de lo que pensamos y de lo que muchos deseamos, como afecta la salud e inclusive la vida de las personas con VIH. Estas constantes muestras de desprecio que recibimos por parte de las personas que trabajan en los servicios de atención en VIH y que están llamadas a cuidar nuestra salud logran, tarde o temprano que nos alejemos de los centros de salud a esperar “lo que Dios quiera”.

Efectivamente, hace apenas unos días, en uno de los dos hospitales universitarios de Caracas la madre de Manuel, que es un nombre ficticio y de quien copio la frase del párrafo anterior, me comentaba mientras compartíamos un café, sin lagrimas en los ojos, pero si llenos de dolor, que su hijo había dejado de venir al hospital hacía dos años porque  “… ese doctor lo trata como un perro, en todas las consultas le decía que era él quien se lo busco y que se tiene que calar la acidez que le dan los medicamentos…” “… la última vez que vino llego a casa llorando y me dijo: le mentó la madre” (frase que utilizamos en Venezuela como una ofensa).

Al conversar con Manuel, que desde hacía dos días aun estaba en la sala de emergencia y en una camilla por falta de camas en el servicio de infectología me decía “Mau, no me quiero morir pero tampoco me voy a dejar que ese doctor ni mas nadie me maltrate” y razonaba: “Si el médico me ve solo como “culpable” ¿realmente se interesa por mi estado de salud?”, el mismo se contesta, me manera lógica e irrefutable... “No lo creo”

La conversación con Manuel es otro ejemplo de lo ya diagnosticado en el informe sobre “El derecho a lo no discriminación por VIH en Venezuela” En este informe podemos ver que, según la percepción de las personas entrevistadas quien más vulneran su derecho a la no discriminación son en: el sector salud, la familia y el laboral. (Completo en el siguiente enlace: https://dl.dropboxusercontent.com/u/74089980/Informe_Acsol_web_04.10.11.pdf )

Los estigmas “desprestigian profundamente o deshumanizan a grupos o personas” (Goffman, Erving, Notas sobre la gerencia de la identidad estropeada) y si el mismo personal que presta sus servicios en los centros de salud y que están llamados a atender la salud, el bienestar y la calidad de vida de todas las personas anteponen sus propios prejuicios alimentando los estigmas relacionados con las personas que tienen VIH las reacciones pueden ser muy diversas, pero lo que sí es cierto, claro y demostrable es que justamente por estos estigmas es que la discriminación llega a ser norma en las relaciones sociales y que el individuo discriminado podría terminar creyendo que se lo merece. Este no es el caso de Manuel que prefirió poner su salud e inclusive su vida en riesgo para escapar del maltrato. Sin embargo cualquiera de las dos reacciones, creerme merecedor de ser discriminado o poner en juego nuestra salud atentan contra la dignidad de las personas y vulneran el derecho a la igualdad y a la no discriminacion.

Para que un país responda de manera efectiva a la epidemia del VIH y del Sida tiene que, necesariamente atender a las personas afectadas. Si el sistema sanitario continúa condicionando la atención a las reales o supuestas causas de la infección en vez de atender con visión de derechos la salud no logrará grandes avances, inclusive, será el mismo sistema sanitario el responsable de muertes relacionadas con la infección por VIH.

2 comentarios:

  1. Esto es una realidad por muy fuerte que parezca.
    Yo misma vivi en carne propia el que un medico me preguntara....¿ pero algo harias para infectarte?........dicho este de manera despectiva chocante mientras me preguntaba por la cantidad de parejas que habia tenido.
    Concuerdo en que dentro del sistema de salud hay pesonal muy valioso pero tambien muchisimas personas que descriminan. Ese es entonces el punto lograr cambiar a las personas a traves de toda esta informacion y empezando por las que estan mas en contacto con el paciente.

    ResponderEliminar
  2. Me imagino que ese doctor del que habla manuel es el doctor leopoldo deibis de inmunologia ucv porque me veo por ese centro y me siento identificada las unicas personas con buen trato y conprension y que despeja mis dudas en la mayoria de los casos es la sra. Fany de la farmacia y el sr victor en la recepcion. Sino fuera por ellos tampoco volveria a la consulta

    ResponderEliminar

Nuestro blog está totalmente abierto a comentarios y sugerencias de nuestros lectores. Sin embargo, nos reservamos el derecho de eliminar aquellos que sean ofensivos o que vaya en contra de nuestros valores.